18 junio 2007

Matar a un hombre...

Theodore Kaczynski es un genio huraño y reservado. También fue un niño tímido y enfermizo, y posteriormente un brillante profesor de matemáticas en la Universidad de California.

En 1970 decidió dejar la civilización y en 1978 se fue a vivir a una cabaña perdida en el hermoso estado de Montana. Un ermitaño laico, un hombre que volvía a la naturaleza para purificarse, un visionario. Sin embargo, el retiro no era más que un primer paso para Kaczynski... había que romper con el mundo para posteriormente "romper" el mundo. Su misión era destruir la sociedad industrial moderna, causa de dolor e injusticia.



Su primera bomba la mandó en la primavera de 1978 a un profesor universitario. Hirió a un guardia que la abrió al considerar que era un paquete sospechoso. Un año después mandó otra bomba a otra universidad y casi mutila a un estudiante. A finales de 1979 otro artefacto fabricado por él explotó en un avión comercial... 7 heridos.

En 1980 la víctima fue un gran directivo de una compañía aérea y en 1981 otra bomba suya explotó en el campus de la Universidad de Utah. Y durante la siguiente década siguió colocando bombas en distintas universidades americanas. El FBI comenzó a llamarlo Unabomber (Universidad-Aerolinea-Bomba) y Kaczynski comenzó a escalar puestos en la lista de criminales más buscados.

En 1985 consiguió su primera víctima mortal: el encargado de un almacén de ordenadores. Educación, Aviones y Computadoras... los tres pilares sobre los que se asienta la sociedad industrial moderna iban a ser derribados a cañonazos.

Los años 90' fue una década extraña. El FBI daba palos de ciego, Kaczynski envió una carta al New York Times y atribuyó los atentados a un grupo anarquista llamado "Freedom Club". Entre 1994 y 1995 mató a otras dos personas.

En 1995 el New York Times publicó el Manifiesto de Unabomber y éste prometió que dejaría de atentar. Su hermano lo leyó y reconoció en él a su hermano chiflado. Avisó al FBI y en poco menos de un año fue apresado. Lo condenaron a cuatro cadenas perpetuas. Y ahí está, en Colorado.



Kaczynski es un personaje apasionante. No por su mentalidad criminal, sino por su genialidad (170 de coeficiente intelectual). De buena familia, con una educación excepcional, las razones de su comportamiento quedan en la bruma y su Manifiesto no nos da más información que una filosofía a la altura de su autor.

Su caso es interesante porque es el primer terrorista posmoderno, uno que ya no lucha por el proletariado o por la estúpida idea de Nación. Su neoludismo (aunque seguramente el término más apropiado es “anarco-primitivismo”) se adelantó a su época. No creó una gran escuela y el movimiento contra la tecnologización del mundo no cuenta con mucho respaldo, pero aún así el fue el primero en teorizarlo. Y da miedo pensar cómo una mente que construyó un aparato teórico tan interesante (lo cual no significa que comparta sus ideas) puede terminar llevándolo a la práctica a través de un método tan burdo y anticuado como son las bombas o el asesinato.



Su influencia en la cultura popular ha sido bastante notable. Por ejemplo, empiezo a sospechar que el Jacob de “Perdidos”, si es que existe, está inspirado en Kaczynski. Y Ted Sprage (el hombre atómico de “Heroes”) también. Los Simpson lo usan de referencia habitual y numerosas series se inspiran sin pudor en Unabomber para diseñar a los psicóptas que aparecen en ellas.

Pero como muchas veces el mundo real imita al cine… ha surgido un “imitador” italiano. Como una versión barata y oscura de un original repleto de estrellas (ser el criminal más buscado por el FBI te convierte en estrella). El Unabomber italiano prepara sus bombas con el fin de mutilar, pero se diferencia del original en sus objetivos: Policía, Supermercados, Iglesia. Una pilares más clásicos y, por ello, mucho menos interesantes. El italiano no deja de ser un radical izquierdistas trastornado, el americano es un ser igual de trastornado que el mundo que se proponía destruir.



"Matar a un hombre por defender una idea no es defender una idea: es matar a un hombre"
Sebastian Castellio.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

  • ¡Menudo zumbado!

    Ya me parecía a mi que me sonaba el nombre de "Kaczynski" que lo había visto en los Simpsons... pero claro, no lo entendía... yo no conocía a este personaje.

    Se da un aire a Ted de Heroes.

    By Blogger Montse Akane, at 1:09 p. m.  

  • "El mes de la conspiración" o algo así. Como sigamos así el CESID nos va a requisar los blogs o algo de eso. Creo que tiene que exitir un registro parecido al que hacían con los libros de las bibliotecas en Seven...

    Por otra parte vaya tipo más tarado. A mí me hace gracia esta gente que tienen todas las justificaciones personales del mundo para matar. También me ha hecho gracia el chiste con el que cierras el post... pero lo que más me ha gustado es la frase final.

    Saludos conspiranoicos!

    By Blogger forfy, at 12:18 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home