14 agosto 2006

Obras fundamentales del siglo XX ( I )

Eichmann en Jerusalén: un estudio sobre la banalidad del mal


Hannah Arendt (1906 - 1975) era judía. Judía y de origen alemán. Además de eso fue una de las mayores sociólogas del siglo XX y una gran escritora. Y además de todo lo que he dicho también fue antisionista.

Con esos datos podeís intuir de que va el libro: una tía que vivió el Holocausto en primera personas, desgracia, venganza, odio, etc. Y sin embrago "Eichmann en Jerusalén" (1963) va mucho más allá, nos habla de la condición humana y de imperio de la ley. Nos habla de lo que el género humano perdió en 1945 y de cómo se puede empezar a recuperarlo. Nos habla de Justicia.

A finales de los años 50' Otto Adolf Eichman vivía placidamente en Argentina. Seguramente se aburría mucho, y fue entonces cuando empezó a hablar demasiado, a conceder entrevistas. Se volvió perezoso y vanidoso,...y lo pagó caro. El MOSAD, en una de las operaciones secretas más increibles de su historia del espionaje, lo capturó y lo llevó a Jerusalén. Allí pagaría por sus crímenes, por el mayor crimen de la Historia.

Eichman fue el chivo expiatorio. El estado de Israel se cebó con él. Los famosos juicios de Nuremberg habían sido un fracaso con pocas condenas duras. Los que no murieron en la horca (la gran mayoría), a los pocos años fueron perdonados y en 1961 vivían libres y felices en Alemania. Había que impartir Justicia.

Y sobre Adolf Eichman cayó toda la culpa. El juicio fue una farsa...puro sentimentalismo. Victimas llorando, pocas pruebas, una defensa inoperante, un fiscal crecido y petulante. Ese juicio fue otro crimen, y Hannah Arendt estaba allí para contarlo.

Claro que Eichman era culpable, todos lo sabían y Arendt también. Pero eso no quita para que se le juzgara por SUS crímenes y no por todo el Holocausto. Y SUS crímenes fueron atroces porque Eichman fue el intendente del Holocausto, el encargado del transporte. Una tarea difícil y complicada, enorme. Pero Eichman era un profesional, un gran burócrata, un espíritu mediano y triste que entre 1939 y 1944 cumplió su trabajo con tanta dedicación y cuidado que nadie podía poner en duda que no fuera un ciudano honrado.

Y aquí está lo mejor del libro: consigue explicar el Holocausto. Consigue explicar lo inexplicable. Por eso es un libro fundamental. Porque en vez de regodearse en el dolor, soltar unas oraciones por los muertos, inagurar una estatua...en vez de eso, nos coge por la pechera y nos dice "eih tío hace 20 años ocurrió esto y si no admitimos que esos criminales eran personas normales, esto puede volver a repetirse". Arendt no se escuda en la locura: los que hicieron esto eran personas...porque bajo sistuaciones extraordinarias, la normalidad es la excepción.

De eso va el libro: del juicio, de los crímenes de Eichman y del Holocausto. Tres niveles que al final son solo uno. Porque Eichman, antes de ser ajusticiado, nos recuerda que todo el mal del universo es banal. Que los archivillanos no existen, que todos podemos ser criminales. En situaciones extraordinarias, los héroes son los que se comportan con normalidad...y eso es lo realmente difícil.

2 Comments:

  • Un post precioso y una sugerencia lectora muy atractiva.
    Gracias.

    By Anonymous Selma, at 4:54 p. m.  

  • Cierto, dan muchas ganas de leerlo. Lo triste es ver que han pasado 43 años desde que se escribió el libro y todo sigue igual.

    By Blogger DECKARD, at 3:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home