25 junio 2008

Alta política

La sexta temporada de El ala oeste de la Casa Blanca es posiblemente una de las mejores cosas que le ha pasado a la televisión en muchos años.

La serie de Aaron Sorkin supera la negritud de la quinta temporada y se embarca en un carrusel de tramas sorprendentes. Las primarias demócratas y ese candidato latino que va escalando puestos poco a poco demuestran que la ficción televisiva puede ser buena y necesaria.

Además, Jimmy Smits ha demostrado tener talento. Es una de las mejores incorporaciones y un actor a redescubrir. Su lucha contra el candidato republicano (un excelso Alan Alda) se antoja mítica.



La septima caerá pronto...

Etiquetas:

3 Comments:

  • Jose es super-fan de esta serie... ya sé que no le pega nada... pero así es... aun intenta convencerme de que la vea con él... pero a mi me aburre cosa mala ^_^U

    By Blogger Montse Akane, at 5:37 p. m.  

  • Pues sí, no le pega nada. Je je.

    Dele una oportunidad. Yo estoy enganchadísimo.

    By Blogger Roski, at 6:37 p. m.  

  • Todavía la tengo pendiente. Ya tengo la primera temporada, solo tengo que incrustar los subtítulos y !a devorar!

    By Blogger Estrellita Mutante, at 1:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home