07 agosto 2008

"Little boy"

Hace 63 años y un día comenzó una nueva era para el hombre.

A las 8:15 de la mañana del 6 de agosto de 1945 un B29 llamado Enola Gay (el nombre de soltera de la madre del piloto) dejó caer una bomba atómica sobre el centro de la ciudad japonesa de Hiroshima.

Había unos 250.000 civiles en la ciudad. Cierto es que había cerca un cuartel militar y que la industria local (con Mithubishi a la cabeza) colaboraba activamente en el esfuerzo armamentístico de guerra. También es cierto que murieron 150.000 de manera directa, 60.000 más a causa de la radiación y un número indeterminado de personas más a largo plazo...



Había 25 prisioneros de guerra americanos en Hiroshima en 6 de agosto. Con la explosión murieron la mayoría, el resto fueron ajusticiados por la muchedumbre a pedradas.

Truman ordenó la bomba. Quizás quería terminar la guerra de una vez por todas, quizás quería enseñar a la URSS los dientes,...

La mayoría de los historiadores han demostrado que Japón estaba prácticamente hundido antes de que se lanzase la bomba. EEUU se saltó a la torera media docena de tratados internacionales.

Bautizaron a la bomba con el nombre de "Little boy"

Etiquetas: , ,

2 Comments:

  • Cada año por estas fechas me acuerdo del manga de Kenji Nakazawa originado a partir de estos hechos. Se me revuelven las tripas un horror, claro.

    By Blogger Illuminatus, at 2:23 p. m.  

  • Supongo que conocerá la historia del padre de la bomba atómica, Robert Oppenheimer. Es absolutamente fascinante. Un tío con un cerebro de superdotado, pasado comunista en EEUU, incluyendo su apoyo a la causa republicana española. Crea la bomba atómica porque, claro, para un físico es un desafío bestial y contaba con presupuesto ilimitado. Pero, claro, cuando comprueba su poder destructor empieza a tener reparos y, con lo de Hiroshima y Nagasaki, ya se posiciona claramente contra el uso de armas nucleares hasta el punto de que empieza a inquietar a los políticos que antes le financiaron, con lo que le acaban desplazando.

    Todo apunta a que las bombas se lanzaron porque se habían gastado una pasta ingente en el proyecto Manhattan y debían justificar el gasto de alguna forma. El ejercio japonés estaba ya apunto de rendirse. ¡Qué vergüenza, Dios mío!

    Un saludo!

    By Blogger DECKARD, at 11:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home