29 noviembre 2006

Yo tenía una spectrum ¿y qué?

Sí, una Spectrum 128 K.

Y flipaba.

Bueno, sólo los dos primeros meses. Luego un amigo mio se compró una Amstrad que funcionaba con disquetes. Y eso me hundió.


Pero la seguí utilizando durante años. Comprando juegos de saldo. Rebuscando cuando ya no salían. Incluso tuve que ir al rastro... Al final me compré una Master Sistem II, y fui feliz durante dos semanas... hasta que la mitad de la clase se compró la Mega Drive.

En mi casa siempre hemos sidos muy dados a este desfase. Como si el mundo fuera a distinta velocidad que nosotros. No digo más, que mi padre compró un video Beta... y le regaló otro a mi abuelo.

Pero, pasados los años te das cuenta que lo que más me influyó fue ese simulacro de ordenador, el Spectrum:

Aprendí las virtudes de la paciencia y durante las largas esperas (mientras se cargaban las cintas) me aficioné a los colores chillones y a la música estridente...lo cual me vino muy bien, años después cuando logré pasar varias noches en antros bacaladeros sin necesidad de drogarme. Un gran entrenamiento.

Además me introdujo en el mundo del crimen. Mi primer delito fue grabarme una cinta (por las dos caras, ojo) de Double Dragon.

Mis padres me la regalaron por sacar buenas notas. Bueno, eran los primeros cursos de EGB y sacar buenas notas consistía en no tener ningún NM y que en la cartilla hubieran bastantes positivos. Lloré cuando me la dieron. Creo que nunca he sido tan feliz.

Un ordenador y una tele (la Spectrum 128K tenía salida TV). La tele sobrevivió al ordenador y con ella descubrí un montón de cosas, como por ejemplo, las televisiones privadas, La Serie Rosa, etc.

Mis juegos favoritos: pues el Capitan Sevilla, Fred, Sherlock Holmes, Double Dragon y Los Cazafantasmas (un juego que nunca llegué a entender, pero que me fascinaba). La abadía del crimen estaba a otro nivel.

Vale, no es el mejor post del mundo. Algo de relleno. Pero bueno, me daba cosa no actualizar... y sí, se me han terminado las ideas. Prometo que la semana que viene me curro algo (por lo menos un par) de cosillas interesantes. No digo que YO Y MI SPECTRUM no sea interesante pero no me van las cosas ombligistas... y ya llevo unas cuantas. Por lo menos el material gráfico y audiovisual que pongo me parece interesante.

Y sí, yo también intente programar con los comandos de la Spectrum. Y sí, yo también fracasé.

Nunca dije que fuera una persona original.

Por cierto, las mejores y más inteligentes personas que he conocido en mi vida tuvieron un Spectrum de pequeños. Pensar en ello.

Os dejo con un juego típico (atentos a la música, elemento fundamental):


1 Comments:

  • Mi infancia fue mucho más triste. Nunca tuve un Spectrum y mucho menos un Amstrad, aunque sí recuerdo que el primer vídeo que tuvimos era de esa marca.

    Al menos mi padre compró un VHS. Eso fue en lo único en que acertó porque luego compró un Laserdisc (solo tenía El Padrino en dos pedazo de discos y una colección de Custeau) y, aún peor, un CDI (una especie de sistema multimedia de Philips). Recuerdo a un amigo que tenía un Beta y se veía obligado a darse una caminata hasta el único videoclub de la ciudad que aún tenía pelis en ese formato. Le perdí la pista, pero seguro que ahora es un pobre desgraciado.

    By Anonymous Anónimo, at 3:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home