18 octubre 2007

De conciertos y bandas de rock

AVISO: Esta entrada puede molestar a determinada gente. Pido perdón y como excusa puedo decir que soy idiota y que no tengo ni puta idea de música. Antes de que me insulteís vosotros lo hago yo (siempre está mejor estar con la turba cuando hay linchamiento: si no, podrías ser tú el linchado)

--------------------------------------------------

Nunca me gustaron los Héroes del Silencio. Alguna canción suelta, puede. Pero sus actitud y la personalidad de Bunbury siempre me echaron para atrás. No digo que los odiase (cosa que sí hace mi padre, por cierto), pero nunca fueron de mi agrado y, mucho menos, tras media hora hablando con un tarado que te decía que eran lo más grande del mundo mundial... porque sus fans siempre fueron básicamente pesados.

[Y Apuesta por el Rock and Roll no es suya, que es de Más Birras (esos sí me gustaban)...]

Y luego va Bunbury y hace una carrera en solitario bastante meritoria. Que vale, nunca me compré ningún disco (ni en la época en la que la gente se compraba los discos, ojo), pero lo respeté: respeté su cambio a la electrónica, su giro americanizante, su pasión mejicana, sus aires glam... Siguió sin caerme bien, pero reconocí que era necesario.

Porque Bunbury era necesario para el rock/pop español. La única "estrella" (y no me hableis de Alejandro Sanz) que había era él. Mirando al resto del mundo por encima, escupiéndonos, creyéndose el mejor. Joder... era puro rock. Cuando una banda sale el escenario tiene que hacerlo a lo grande: destrozar el garito, ignorar al público y a la prensa, drogarse y hacer cosas guarras con un pez espada (los entendidos sabrán de lo que hablo). Es como el diálogo entre Homer y Keith Richards en Los Simpson: las estrellas de rock deben hacer las cosas que su público nunca haría pero le gustaría hacer. Es una función social.


Es decir: yo no pago dinero por ir a ver a un tío normal (Pedro Guerra, por ejemplo) a que me hable de su vida cotidiana. Y Bunbury puede ser muchas cosas, pero normal no es.

Cuando se rayó y dejó los escenarios (hace un par de años) sentí pena por él. Pero lo hizo a lo grande: tras dos o tres canciones y dejando al público con cara de tonto. Morir encima del escenario, ¡como debe ser!

Cuando anunciaron que volvían Héroes... pensé: claro, por la pasta. Pero me dió igual, me parece una razón igual de lícita que cualquier otra. Otra cosa es que los fans piensen que lo hacen por otro motivo (autoengaño lo llaman) y se enfadan contigo con tan solo insinuarlo.

No compré entrada para los conciertos de Zaragoza. Tenía la esperanza de que se volviera a rayar...

Pero llegó el día 11 y a mis amigos les sobra una entrada (¿donde quedó esa fiebre de reventas?). Y como yo cuando estoy de vacaciones tengo la manía de malgastar el dinero... solté los 40 € (lo de malgastar no lo digo por ser un concierto de Héroes, sino porque era un concieto)

Y encontré lo que buscaba: GRANDEZA. Bunbury hablando con un extraño acento, el resto de la banda apenas se miraban (el escenario era enorme y eso no ayudaba)... un espectáculo competente y bastante profesional. Dos horas y media... unos bises alargados, Bunbury dando saltos y diciendo cosas como "Son ustedes los que nos hacen grandes". Un buen sonido.


Luego estaban las canciones... y hay algunas que no fallan. Apuesta por el Rock and Roll pareció fuera de lugar, pero es tan buena que da igual. Sirena barada caldeó el ambiente y luego siguió una lluviá de hits que hizo estremecer a la Romadera: Maldito duende, Avalancha, Entre dos tierras, Iberia sumergida... Nos tenían en sus manos. Y así comenzamos la recta final del concierto.

Y ese es el pequeño borrón que le pongo: la selección de bises. Ningún TEMAZO... sólo el momento mágico de La chispa adecuada. Pero le falló no terminar a lo grande.

Nos vendían GRANDEZA (y eso es lo que quería el público) y nos dieron GRANDEZA. Te pueden gustar o no... pero no son mediocres. Porque lamentablemente la mediocridad es lo que manda hoy en día en la música española... y, aunque me duela lo que voy a decir, necesitamos a los Héroes del Silencio. Más que nunca.

Etiquetas: , ,

5 Comments:

  • Ufff, chatooo, pues yo odio a Bunbury y en mi época de chavalilla (plena explosión de Héroes) le tenía mucha manía a él y a su grupillo. Eso sí, sus fans son como los maqueros: incindicionales, oiga. Y eso llama la atención.

    By Blogger El Sagutxo solitario, at 3:02 p. m.  

  • Soy ultrafan de Héroes y de la carrera de Bunbury en solitario me quedo con su Radical Sonora (que era un Heroes2). No puedo opinar imparcialmente y me dolió mucho no ir al concierto pero coincido en una cosa: son necesarios. Sobre todo visto como está el panorama actualmente.

    A ver que grupo español llega a ese nivel algún día. Me ha gustado tu post libre de prejuicios. Bunbury puede caer mejor o peor y la maniobra de este concierto es meramente comercial. Pero, y qué? Siguen siendo muy grandes y eso es lo que cuenta.

    Saludos!

    By Blogger forfy, at 11:26 a. m.  

  • Totalmente de acuerdo con usted, Roski.

    El concierto fue magnífico y parece que ahora está de moda criticar a los Héroes del Silencio. Obviamente no es nada cool ir a ver a Héroes, pero si ir a ver a bandas de mierda como Dorian.

    Son necesarios, claro que sí, joder. A mi me hace gracia lo de la pasta... ¿qué grupo no toca por la pasta? ¿U2? ¿AC/DC? ¡NINGUNO!

    By Blogger Dani Lebowski, at 6:23 p. m.  

  • Pues a mí tampoco me gustan H. del Silencio ni Bumbury. Es como... el listo del pueblo que se cree que representa a todos. Es un vanidoso metido a artista, un narciso artificialmente sincero con nadie. Necesita un psiquiatra urgentemente

    By Anonymous xingo, at 8:57 p. m.  

  • Y, por cierto, y no es por darte la razón, pero Bunbury es el puto amo. Un gilipollas, sin duda, pero el puto amo.
    Interesante blog, por cierto...

    By Blogger Un punki de terciopelo, at 4:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home