01 abril 2008

Decadencia y fin

La mujer del reverendo salió a la calle gritando...

- ¿Es que nadie va a pensar en los niños?

------------------------------------------------

Ahora resulta que vivimos en peligro.

La leyes no funcionan, el sistema judicial falla.

Estamos rodeados de criminales que quieren hacer daño a nuestros hijas.

La gente grita: "¡hay que matar al perro rabioso!"

Sin juicio.

Todos sabemos que es culpable.

Los jueces son estúpidos.


Nosotros sabemos la verdad.

Mira la televisión. Ellos dicen la verdad.

Hay que colgar al perro.


Tenemos derecho.

Las cárceles no sirven para nada.

Cinco añitos y a la calle.



Es indignate.

Ha matado a una niña.

¡Asesino!

¡Monstruo!



Hay que matar al perro. ¡Ha sido él!

LA GENTE GRITA.


-----------------------------------------------

Sólo hay una cosa que deteste más que a un exaltado: a una turba de exaltados. Ese es el momento en el que el género humano empieza a perder su sentido. Cuando perdemos la poca dignidad que aún nos queda.

Ni la indignidad ni el dolor justifica un linchamiento.

Nunca.

Lo que está pasando en Huelva es lamentable. Cientos de personas quieren romper la baraja y luego seguir jugando. Piden a la Justicia que mire hacia otreo sitio y cuando el cadaver esté desmembrado que vuelva a velar por la paz y orden.

Piden volver durante un segundo al salvajismo y después de cometido el crimen retornar a la civilización. Sin embargo, no saben que no hay marcha atrás.

Pero lo peor de todo es ver a la prensa echar leña a la hoguera. Dicen que hay que entrar en razón, que hay que tranquilizarse... pero en el fondo están deseando grabar un linchamiento.

Seguro que la exclusiva tendría más del 50 % de share.



Mierda de país, mierda de mundo.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

  • EXACTO.

    By Blogger Illuminatus, at 9:19 p. m.  

  • Lo lapidamos y luego "aquí no ha pasado nada". Supongo que si yo fuera un familiar de la cría pensaría lo mismo. Es difícil imaginarse lo de dentro cuando se está fuera. Desde luego, no defiendo que quieran apalear a este hombre, pero sí entiendo su sed de venganza.

    Eso sí, que ese animal no vuelva a ver la calle ni a un niño. Que se quede en un psiquiátrico y que reciba el tratamiento que debe. Pero que no lo dejen suelto, por Dios.

    By Blogger El Sagutxo solitario, at 3:29 p. m.  

  • Expresa la opinión de mucha gente. Antes solía pensar que formábamos una mayoría silenciosa, pero cada vez dudo más de esa mayoría.

    Un saludo!

    By Blogger DECKARD, at 3:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home